Un pan quindiano que se volvió rebelde

A lo largo de estos 6 años, sus miembros, que pertenecen también a la Red de Familias Custodias de Semillas Libres se reúnen periódicamente cada dos meses, con el ánimo de compartir saberes, experiencias, elaboraciones culinarias, semillas y afecto en un espacio colaborativo que no solamente se utiliza para degustar la gastronomía tradicional que se ha ido perdiendo en la región.

También participan mensualmente del mercado agroecológico departamental, que ya se institucionalizó en todos los municipios quindianos el primer sábado de cada mes donde promueven la cocina alternativa, saludable, económica con sabor local, los saberes medicinales y artesanales de las semillas criollas y nativas.

Así mismo, están conectados con el buen vivir una visión del mundo construida por los indígenas latinoamericanos, que señalan que los seres humanos somos naturaleza y que debemos convivir en equilibrio y armonía con ella y con nosotros mismos.

un quindiano que se volvio rebeldeAllí han redescubierto los sabores de la mafafa, el amaranto, la cúrcuma, el sagú, el yacón, la habichuela negra ,el maní de monte, el pronto alivio, la pringamoza, la cidra, el chachafruto, bore, la sábila, el ají, dulce, las lágrimas de San Pedro, la uchuva, la chulupa morada, las papas chinas y aéreas, la batata entre muchos otros con el propósito de reincorporarlos a la dieta cotidiana de los quindianos.



¿Qué piensas de este articulo?

Destacados

©2022 revistaasisomos.com | todos los derechos reservados