Cuidar la salud mental en tiempos difíciles

Estamos viviendo un tiempo de grandes cambios que van desde la aceptación de la realidad de la pandemia, el acatamiento de las medidas preventivas para evitar la expansión del virus, hasta las múltiples exigencias del trabajo, la convivencia familiar y el autocuidado, en medio de una situación extraordinaria. Esta lista de eventos ha puesto a prueba los recursos internos y externos de las personas en el mundo, afectando y trastornando en diferentes grados las distintas instancias del entorno individual, familiar y social. Las respuestas a estas contingencias se expresan en muchas ocasiones en reacciones de estrés, ansiedad, depresión, nerviosismo o preocupación extrema, entre otras posibilidades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea que durante la crisis por la cual estamos atravesando es normal que todas estas reacciones tengan lugar, pero también es preciso poner en práctica una serie de recomendaciones para proteger y fortalecer el sistema psíquico, lo que permite ajustarse adaptativamente a la situación y mantener el buen ánimo y la estabilidad emocional. En un momento de adversidad como el actual la salud mental es un imperativo mayor, así como una estrategia efectiva de protección.

Comparto con ustedes algunas recomendaciones dadas por este organismo:

  • Mantener contacto con los seres queridos en casa, y por correo electrónico y teléfono con otros familiares y amigos. 
  • Hablar con personas de confianza sobre muchos aspectos, entre ellos las preocupaciones, miedos o temores respecto a la situación presente y las inquietudes relacionadas con el futuro.
  • Tratar de llevar un estilo de vida saludable, lo que incluye seguir una dieta adecuada, dormir bien y hacer ejercicio regularmente.
  • No recurrir al cigarrillo, el alcohol u otras drogas, para lidiar con las emociones.
  • Si sentimos que la situación nos supera, hablar con un consejero en cuestiones de salud. Tener un plan, saber dónde y cómo buscar ayuda que pueda apoyarnos en esta situación.
  • Reunir información que nos ayude a determinar con precisión el nivel de riesgo, para poder tomar precauciones razonables. Las informaciones deben venir de una fuente creíble, como el sitio web de la OMS o los organismos de salud del país.
  • Limitar el nivel de preocupación y nerviosismo reduciendo el tiempo que pasamos viendo o escuchando noticias de los medios de comunicación que generen malestar.
  • Recurrir a capacidades utilizadas en el pasado y que hayan ayudado a sobreponernos a las adversidades de la vida, y usar esas habilidades para manejar las emociones durante este difícil periodo.

Tags: Cuidar la salud mental en tiempos difíciles

¿Qué piensas de este articulo?

Destacados

©2022 revistaasisomos.com | todos los derechos reservados